Anna empezó a practicar kayak en el 2003 y enseguida se enganchó al deporte y al contacto con la naturaleza. Le encanta palear cerca de casa, en la Costa Brava, así como encontrar la excusa para viajar y descubrir nuevas costas y conocer y aprender de kayakistas de todo el mundo. Anna ha paleado en lugares tan diversos como España, Gales, Inglaterra, Alemania, Francia, Italia, Estonia, Méjico, Groenlandia y Suecia. Anna disfruta dando clases a principiantes y kayakistas intermedios, contagiando su entusiasmo por el kayak de mar.

anna