Deportista y apasionado del Mar, en el 78 consigue su primer kayak, con el que “descubre” la Costa Brava y las increíbles dotes de navegación del pequeño bote. Como entusiasta y pionero se ha unido a gran número de acciones divulgativas de esta experiencia vital.

Usuario convencido de pala groenlandesa participa en actividades para darla a conocer.

“A finales de los 80 nos juntamos unos cuantos tíos raros, de esos que en lugar de toalla bajan a la playa con un piragua colgada al hombro, para emprender la aventura de recorrer un tramo de litoral remoto, o circunnavegar una isla. La primera y más bonita, Menorca.. Y así lo hacemos desde entonces, cada otoño.

De este grupo han salido iniciativas interesantes como Kayaking Costa Brava y Mediterránea Kayak Mar.

Hoy día, hemos pasado de raros a privilegiados, al poder disfrutar como lo hacemos, de un medio idílico todavía libre de aglomeraciones.”